¿Como suspender una hemorragia?

Hemorragias

En toda herida se produce una salida de sangre (hemorragia) que dependerá de su magnitud y profundidad, aunadas al número y grosor de arterias y venas que hayan sido seccionadas.

Las hemorragias pueden ser arteriales, venosas o capilares.

En la arterial, la sangre es abundante, roja clara; sale con impulsos (a borbotones cómo le hace cómo lo hace la salida del agua en una bomba de reloj) que corresponden a los latidos del corazón y a medida que se prolonga, se hace menos perceptible. En la hemorragia venosa, la sangre sale a chorro continuo (como sucede cuando se abre una llave de agua) y es de color rojo obscuro. En la capilar, sale en capa, con lentitud, y por lo regular se detiene espontáneamente.

También se distinguen en hemorragias externas (cuando la Sangre fluye al exterior) y hemorragias internas (cuando fluye a una cavidad: craneana, torácica, abdominal.)

Hay ocasiones en que no es posible determinar qué clase de hemorragia se está produciendo, debiéndose obrar con presión local o torniquete si la herida está situada en un miembro.Cuando la produce una arteria o una vena de Calibre grueso, la hemorragia es fulminante y puede traer la muerte si no se actúa con rapidez y conocimiento Exacto para suspenderla (tres o cuatro minutos) porque lo importante es suspenderla violentamente.

¿Como suspender una hemorragia?

El número de pulsaciones por minuto, es de 70 a 80 en término medio en el adulto.

En el recién nacido el pulso es de 120 a 140 pulsaciones por minuto normalmente; de 100 a los 4 años, 90 a los 10 años y posteriormente disminuye hasta 80 o 70 Qué es lo normal. El número de pulsaciones es mayor al estar de pie que al estar sentado o acostado. Todo ejercicio produce aumento, al igual que las emociones, los gustos repentinos o las impresiones desagradables.

Los estados de sufrimiento, de angustia; los accidentes, las enfermedades graves e infecciosas también aumentan el número de pulsaciones (pulso frecuente). El pulso es una excelente manera de conocer la intensidad del sufrimiento o gravedad de un lesionado, por su frecuencia o pequeñez. También hay ocasiones en que el pulso es retardado por lesiones del sistema nervioso; cuando por una lesión en los puños no se puede tomar el pulso en este lugar, deberá hacerse en la parte lateral media del cuello (arteria carótida) o en la sien (arteria temporal).

La suspensión de una hemorragia, se llama “hemostasia” y se puede conseguir esta, cuando la herida es superficial y se encuentra fácil acceso con alguno de los procedimientos siguientes:

Uno: Hacer presión directa en la herida, con los dedos forrados de gasa estéril, para ayudar a la coagulación espontánea, como se indica en la sig imagen

Image placeholder

Con este método pueden suspenderse las hemorragias en capa, o capilar; también las producidas por pequeñas venas y arterias. No debe suspenderse esta presión hasta que hayan transcurrido cinco minutos por lo menos para dar tiempo a que se forme el coágulo.

Dos: Presionar directamente la arteria contra el hueso en un sitio cercano a la hemorragia, entre la herida y el corazón. Hay que saber a qué tronco pertenece la Irrigación de la región donde se encuentra la herida que sangra

Image placeholder

Puntos de preción para suspender hemorragias

Primero: Para las hemorragias producidas por heridas situadas en la parte alta de la cabeza, comprímase en el PUNTO TEMPORAL que se encuentra en la parte anterior del orificio del oído.

Segundo: Para las hemorragias producidas por heridas situadas en la cara, comprímase por debajo del ángulo del hueso de la mandíbula, PUNTO FACIAL.

Tercero: Para las hemorragias producidas por heridas situadas en la cabeza y en la parte alta del cuello, debe presionarse con el dedo pulgar la arteria carótida en su trayecto del cuello en la parte media lateral, PUNTO CAROTIDIO.

Cuarto: Para las hemorragias producidas por herida situadas en el hombro y en la axila, se hará presión sobre la primera costilla, atrás de la clavícula y en la parte media PUNTO CLAVICULAR

Quinto: Para las hemorragias producidas por herida situadas en el brazo, codo, antebrazo y mano, comprímase la arteria humeral, como lo indican las figuras 212 y 213 en la parte media del brazo, PUNTO HUMERAL. En este sitio puede aplicarse un “torniquete” si la primera maniobra no es eficaz (posteriormente se explicará la manera de aplicar un torniquete; por ahora, cabe solamente señalar este lugar en que se puede aplicar el método llamado “torniquete”.

Sexto: Para las hemorragias producidas por herida situadas en el muslo, la pierna y el pie, hágase presión con el puño, con la base de la mano o haciendo presión encimando una mano sobre otra para mayor eficacia.

Estos procedimientos descritos de hacer presión sobre la parte alta del sitio donde se encuentra la herida que sangra, oprimiendo la arteria contra el plano profundo (óseo), se le llama “TECNICA DE PUNTOS DE PRESION” y deben usarse preferentemente en tanto llega el médico o la ambulancia, quienes harán lo necesario.

Es oportuno indicar que, para hacer una buena suspensión de hemorragias, mediante estas técnicas, se deberá sentir la pulsación de la arteria en el punto en que se vaya ejercer la presión. Igualmente se recuerda la necesidad de conservar la presión por 5 minutos o más.

Sharing is caring

0 Comentarios

Deja un comentario