Quemaduras

Toda quemadura es una herida que puede ser producida por el sol, fuego, roce, electricidad, cáusticos, ácidos y gases. Hay distintos grados de quemaduras, según la profundidad y destrucción de tejidos. Para el fin de primeros auxilios, se clasificarán en quemaduras superficiales, o de primer grado en la piel:

Image placeholder

De segundo grado, cuando la quemadura penetra hasta los músculos y de tercer grado cuando penetra hasta los órganos contenidos en las cavidades craneana, torácica y abdominal.

Image placeholder

Las quemaduras producen lesiones locales y trastornos generales, cuya gravedad depende de la magnitud de la quemadura; así, las que destruyen gran superficie de la piel o alguno de los órganos internos, son muy graves.

Cuando se asista a una persona que sufra una quemadura, se procurará en primer lugar, apagar el fuego de la ropa, envolviendo a la persona en una manta, frazada o sábanas, y si no se cuenta con ninguno de estos objetos se le recomienda que se revuelque en el suelo. De ninguna manera se le aconseja que corra en demanda de auxilio, porque con el aire que se agita en la carrera, las llamas se avivaran más y entonces la quemadura será de mayores consecuencias.

Si se trata de cuerpos calientes, como brasas, fierros o pedazos de madera, lo primero será retirarlos para impedir que sigan quemando. Si se trata de líquidos, de gases, ácidos y cáusticos, lo primero será verter abundante agua para desalojar el cáustico y si se trata de energía eléctrica, lo primero será retirar del peligro a la víctima.

Se descubrirán los lugares quemados quitando la ropa al paciente, de preferencia descosiéndola o cortándola a tijera, por no obligarlo a esfuerzos o movimientos que le aumenten las lesiones y los dolores. No se pretenda puncionar o reventar las ampollas, por el peligro de infección. El líquido se absorbe fácilmente y la piel sin puncionar, servirá de injerto para la pronta curación.

Retírense de la quemadura los cuerpos extraños (pedazos de ropa, fragmentos de Carbón, etcétera) teniendo especial cuidado de no lastimar a lesionado ni producirle mayores destrozos, límpiese la región quemada con el mayor cuidado posible y aplíquense lienzos (gasa) humedecidos con solución de agua bicarbonatada (medio litro de agua hervida y cuatro o cinco cucharadas de bicarbonato); cúbrase con gasa y vendajes, según la región en que se encuentra la quemadura de acuerdo con las instrucciones que se han dado en el capítulo sobre heridas.

No debe emplearse ningún aceite tintas grasa o sustancias de las que vulgarmente se recomiendan; es preferible enviar al paciente del hospital con una simple curación, cómo se ha indicado.

Si la quemaduras por ácidos o cáusticos, se aplicará primeramente abundante agua para desplazar el corrosivo e inmediatamente la curación por la solución bicarbonatada y vendando cómo se presentó en el capítulo sobre heridas.

Toda persona que ha sufrido una quemadura, deberá ponerse bajo el cuidado médico. Cuando la quemadura es muy extensa y la piel ha sido destruida, el caso es muy grave por desaparecer un órgano (la piel), eliminador de sustancias tóxicas, contenidas en el sudor y que se eliminan por el riñón lesionando lo gravemente. Por el contrario cuando se trata de quemaduras pequeñas, debe emplearse el picrato de butesin en la curación y venderse, como se ha indicado anteriormente; debe tenerse especial cuidado de proteger con gasa y picrato, los pliegues de la piel que forman las articulaciones, para evitar que se peguen o formen cicatriz defectuosa durante el proceso de cicatrización.

Las investigaciones recientes sobre las causas de las quemaduras, marcan las siguientes conclusiones:

  1. Más del 85% de las quemaduras pueden ser evitadas mediante la aplicación de medidas de seguridad
  2. Los fuegos abiertos y los aparatos de calefacción sin la protección adecuada son causas de gran número de niños y adultos quemados
  3. Los vestidos de las damas y niñas al estar cerca del fuego, fácilmente se incendian por la facilidad con que arde
  4. El hogar es el lugar dónde más frecuentemente ocurren las quemaduras
  5. Los niños son las víctimas por quemaduras que en mayor número Ingresar a los hospitales
  6. Incontables quemados mueren o prolongan su curación por no haber sido puestos oportunamente Al cuidado médico
  7. En las quemaduras graves deben incluirse: a) quemaduras complicadas por lesiones del tracto respiratorio; b) quemaduras de segundo grado de más del 30% de superficie corporal destruida; c) quemaduras de tercer grado de la cara, manos, pies, genitales o más del 10% de destrucción de la superficie del cuerpo; d) quemaduras complicadas con fracturas; e) quemaduras eléctricas; f) quemaduras por ácidos y cáusticos.
  8. La edad y el estado general del enfermo determinan la evolución del quemado y por esta razón, es urgente el conducirlos rápidamente al hospital o ponerles bajo oportuna atención del Médico
  9. El primer cuidado que debe suministrarse a una persona quemada, es cubrir la herida con gasa y vendaje para evitar la contaminación y aliviar el dolor, impidiendo que el aire entre en contacto con las superficies quemadas
  10. Suministrar una o dos tabletas de aspirina, si la víctima está consciente, para disminuir el dolor y prever el shock.

Sharing is caring

0 Comentarios

Deja un comentario